La cirugía psíquica o energética

camera9

Básicamente consiste en localizar los bloqueos, inclusiones energéticas, formas de pensamiento perjudiciales, parásitos astrales, etc. que pueden estar en el aura exterior o incluso en los órganos internos y arrancarlos a trocitos. Es una técnica que puede contaminar al sanador, por lo tanto no se recomienda para los niveles básicos.

Los pasos habituales son los siguientes.

  1. Dibuja en tus manos el Chokurei y el DaiKoMyo.
  2.  Aunque lo normal debería ser dejarse llevar, pregunta al paciente. Generalmente siente algún tipo de molestia en el lugar de la inclusión a extraer. Pídele que le indique el lugar. Pregúntale si tiene una forma concreta, un color. A veces se puede describir un sabor o un olor.
  3.  Puedes realizar ahora una limpieza de superficie rápida. Esto se suele hacer aplaudiendo tres veces o alisando el aura 3 veces. Personalmente recomiendo hacer el DaiKoMyo en la corona del paciente y en el lugar a tratar.
  4.  Suele ser recomendable trazar el Daikomyo y el Chokurei en los siete chacras principales.
  5. Visualiza un pequeño Daikomyo y un Chokurei en los extremos de cada uno tus dedos. Siente ahora como se alargan unos 30 cm. El alargamiento es automático, pero hay quien prefiere hacer el gesto de estirar desde el extremo de cada dedo. Al hacerlo espira sonoramente por la boca. Ya tienes tus bisturís.Pide ayuda a la energía Reiki.Introduce los “bisturís” en la zona a tratar.
  6. Coge la inclusión y extráela tirando de ella. Lánzala en hacia la Tierra para que sea transmutada. Ten cuidado de visualizar que la energía que extraes queda en los bisturís y no en tus dedos materiales
  7. Algunos maestros recomiendan inspirar sonoramente al coger la energía y expirar al enviarla hacia abajo. Esto está bien siempre que tengas una actitud de “caña hueca”. Si no es así te contaminarás.
  8.  Repite el proceso varias veces desde distintas posiciones. Déjate llevar por tus sensaciones. Se recomienda hacerlo unas cinco veces o entre uno y tres minutos.
  9.  Pregunta al paciente por sus sensaciones durante el proceso, y sobre todo por los cambios que sienta. A veces las reacciones físicas y emocionales son muy fuertes y es mejor no preguntar.
  10.  Cuando termines limpia bien tus bisturís lanzando toda la energía residual hacia la Tierra con gestos enérgicos y soplidos audibles.
  11.  Una vez bien limpios retrae tus dedos energéticos.
  12.  Haz un tratamiento Reiki normal en la zona tratada para restaurar su estado normal. Aquí puedes emplear nuevamente el Daikomyo.
  13.  Rompe el enlace entre tú y el paciente con un gesto de corte. Una especie de golpe de karate en el aire (¡no en el paciente!) delante de ti.
  14.  Puede que requiera varias sesiones. Particularmente en los casos en que la inclusión se debe a una “puerta abierta” emocional o a formas de pensamiento generadas por el paciente o por gente vinculada al mismo.
  15.  Recomienda al paciente que beba mucha agua y una dieta o hierbas que le ayuden en la limpieza. 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s