Equinácea, bardana y jengibre

tinturas

Hoy he comenzado a tomar la tintura a la que estuvimos dando reiki el domingo pasado.

Se trata de una disolución hidroalcohólica con un  25% de la tintura madre de equinácea, bardana y jengibre a la que estuvimos dando reiki en nuestra anterior reunión del domingo.

La posología inicial será de 5 tomas diarias a razón de 4 gotas cada una, susceptible de ser modificada en función de los resultados. Dada la gran dilución utilizada, no me preocupan ni la toxicidad ni los efectos secundarios… por tanto, la determinación de las dosis y pauta de administración se harán en función de los efectos y de pruebas radiestésicas.

La Equinácea:

La equinácea ha sido llamada el “antibiótico vegetal“. La experiencia médica  revela una clara actividad en las afecciones bacterianas y virales, sin embargo el término antibiótico está mal empleado, ya que esta planta no mata directamente a la bacteria como un antibiótico clásico sino que su actividad se explica por una estimulación del sistema inmunitario.

Indicaciones:

Se ha empleado con éxito, como estimulante del sistema inmunitario, tanto en la prevención como en el tratamiento de infecciones respiratorias agudas o crónicas , gripes, catarros, infecciones gastrointestinales , otitis, alergias, inflamaciones articulares (artritis), infecciones bucales, infecciones renales, convalescencia en alteraciones de la piel (dermatosis, eczemas secos y licuenificados, psoriasis etc), heridas, quemaduras, , herpes labial, úlceras varicosas, vaginitis por Candida albicans, en tratamientos de radiación, quimioterapia, etc.

La Bardana:

Se le llama comúnmente hierba de los tiñosos, debido a uso utilización en enfermedades de la piel. Se utiliza sobre todo la raíz y a veces las hojas verdes .

La raíz posee materias minerales, sobre todo nitrato de potasio, que junto con su abundante contenido en inulina (glúcido) le confiere una acción diurética. Polienos y poliinos (compuestos insaturados) sobre todo dieno-teraíno,  con acciones bactericida y antifúngica, especialmente acción antibiótica sobre todo frente a estafilococos y antidermatósica.

También posee ácidos alcoholes que le proporcionan acción diurética y colerética, lo que le hace ser una buena planta depurativa. Derivados guanídicos y  flavonoides responsables de la acción hipoglucemiante. Hormonas vegetales (fitohemoglutinina) que produce aglutinación de los hematite. Trazas de aceite esencial, un poco de tanino, ácido clorogénico y esteroles.

En uso externo es antiseborreica bactericida y antipruriginosa. Contiene trazas de aceite esencial con un poco de tanino ácido clorogénico y esteroles. En un uso externo es antiseborreica, bactericida y antipruriginosa.

Las hojas,  sobre todo las jóvenes, contienen un principio amargo arctiopicrina que le proporciona una actividad antibacteriana y antifúngica (contra los hongos) poseen también una lactona sesquitepénica con propiedades antibióticas contra bacterias gram+ (estafilococos, estreptococos, neumococos, etc) .

Los frutos poseen un principio amargo (arctigenina) con acción antitumoral.

Se usan en afecciones de la piel:  forunculosis, ántrax, acné,  eccemas, micosis cutáneas (hongos). También en reumatismos,  gota, diabetes, enfermos prediabéticos con forunculosis de repetición, etc.

Tambien en uso externo: heridas, úlceras varicosas, pieles grasas, caída del cabello, cabellos grasos y mordeduras de víboras.

El jengibre

Es un potente antiinflamatorio y analgésico: sirve en los casos de artritis, artrosis o dolores articulares, así como inflamación por golpes. Mitiga el dolor y desinflama.

Favorece la digestión:  Estimula el páncreas aumentando la producción de enzimas que intervienen en la digestión y evitan la mala absorción de los alimentos.

Debido a su poder antibacteriano evita alteraciones en la flora intestinal.

Es uno de los mejores remedios para combatir las náuseas por diferentes causas. Por ejemplo, para los mareos en los viajes; para los que se producen después de la quimioterapia; para las mujeres embarazadas en sus primeros meses de gestación (no es un tratamiento que debe ser muy prolongado en este caso) y para los vómitos postoperatorios.

Trata úlceras: evitando también su aparición. Por su poder antibacteriano, elimina la bacteria Helicobacter Pylori que segrega amoníaco.

El jengibre es un excelente remedio natural para la gastritis y para neutralizar el exceso de ácido gástrico.

Reduce la diarrea y el estreñimiento: elimina bacterias o microorganismos perjudiciales como la E. Coli que causa diarrea en los niños, así como también para la gastroenteritis. Aumenta a su vez el peristaltismo intestinal.

Previene enfermedades del corazón: como ser ataques cardíacos, trombosis, angina de pecho y coágulos.

Favorece la buena circulación en las extremidades: eliminando el dolor en las piernas principalmente o los síntomas en los dedos de la mano por la enfermedad de Raynaurd.

Ayuda en la regeneración de los tejidos en el caso de congelación de los miembros o en heridas.

Es útil contra los síntomas de la gripe: el jengibre sirve para bajar la fiebre, la congestión nasal, los dolores en las articulaciones por el estado gripal general. En el caso de resfriados elimina la presión en el pecho por la acumulación de mucosidad. Lo mismo para los que sufren de sinusitis o nariz congestionada.

Trata  el Síndrome de la Fatiga Crónica: la persona siempre está cansada o sin fuerzas aunque duerma o descanse mucho.

Para  síndrome del túnel carpiano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s