Tinturas en microdosis.

WhatsApp-Image-20160711Las tinturas son preparaciones donde el proceso de extracción de principios activos se ha llevado a cabo mediante una maceración , pero no con agua sino con una mezcla hidroalcohólica con un grado alcohólico determinado, dependiendo de los principios activos de cada planta y durante un tiempo, que se define en función de la parte de la planta utilizada: hojas, flores, etcétera.
La relación entre la planta y disolvente puede variar del 10 al 20%. Aproximadamente 5 g de tintura equivale a 1 g de planta seca, aunque debe tenerse en cuenta que la extracción no es total y además es relativamente selectiva.
Las tinturas tienen la ventaja de ser preparaciones muy simples, sin manipulaciones posteriores, su grado de alterabilidad es pequeño comparado con otros tipos de extractos y contienen las esencias de las plantas que son solubles en alcohol.

Las tinturas, infusiones, cocimientos, etcétera tienen una concentración baja de principios activos, no obstante entre ellas, las tinturas son más concentradas, debido a que el alcohol tiene mayor capacidad extractiva que el agua.
En varios países de América Latina se puede comprar el alcohol de 96º apto para el consumo humano. En otros sin embargo, al igual que en España, el alcohol de 96º se vende desnaturalizado, es decir, se le agregan productos que le dan mal sabor y usualmente también cloruro de benzalconio, que es un desinfectante.
De esta forma se impide que se puedan elaborar licores, tinturas, etc, destinadas al consumo por vía oral.

Tinturas con alcohol:

Siguiendo las recomendaciones del Dr. Eugenio Martínez Bravo, que nos llegan a través de una publicación del blog de Josep Pàmies, relativa a una carta de Juan Goros, desde Villa Allende, Córdoba, Argentina. La tintura de estevia, que nos sirve como ejemplo se elabora de la siguiente forma:

Elaboración de la tintura madre:

Se toman las hojas de estevia desde la planta y se colocan en un frasco sin apelmazarlas.
Se enrasa con alcohol de 96º.
Se cierra herméticamente y se deja en maceración durante un mínimo de 3 días y agitando de vez en cuando..
Finalmente se cuela y se guarda en un frasco oscuro y lugar fresco, haciendo constar en una etiqueta la planta usada (en este caso Stevia rebaudiana), y la fecha de envasado.

Elaboración de microdosis:

Para un gotero de 30 ml tomaremos 3 ml de la tintura madre anteriormente obtenida (un total de 90 gotas a razón de 20 gotas/mililitro). Osea que usamos un 10% de la tintura madre y un 90% del siguiente vehículo hidroalcohólico:
El resto del bote se enrasa con una mezcla hidroalcohólica con una proporción de 1 parte de alcohol de 96º y dos partes de agua mineral: es el mencionado vehículo.

Esta proporción de tintura madre es la indicada para el caso de la estevia y será variable para otras plantas en función de sus características físico-químicas.

Tinturas con licor:

He hecho una adaptación de la anterior tintura para los que no podamos conseguir alcohol de 96º.

  • En primer lugar utilizo menos cantidad de planta: suelo emplear una bolsa de 50g para medio litro de tintura. Esto puede ser variable en función de la naturaleza de la planta usada.
  • En segundo lugar suelo dejar mas tiempo: varias semanas la tintura en maceración, ya que la capacidad extractiva del licor es mucho menor que la del alcohol de 96º.
  • En tercer lugar utilizo un 30% de tintura madre de licor en vez del 10% que utilizaba de tintura de 96º.
  • Como vehículo hidroalcohólico utilizo el mismo licor, bien puro o rebajado con agua mineral (máximo hasta el 50%).

Estos son criterios generales que me valen para la estevia y que aplico como norma básica en mis tinturas, aunque sería interesante hacer un estudio detallado para cada planta utilizada en microdosis, pero de momento esta aproximación me resulta válida.

Hay que tener presente que tomar tinturas en microdosis es algo diferente a tomar tinturas normales: a semejanza con la homeopatía, las cantidades de principios activos ingeridas son muy pequeñas, por lo que entendemos que estamos dando un sutil mensaje al organismo. Aplicamos bajo la lengua un par de gotas de tintura en microdosis, beneficiándonos de la absorción sublingual, que es muy rápida y evita los fenómenos de primer paso (digestión y paso por hígado), aunque es válida para cantidades muy pequeñas… Valga por ejemplo el café, cuya absorción sublingual es muy rápida y notoria, por lo que se aprecia su efecto desde el primer sorbo.

No debemos esperar una reacción del organismo ante las microdosis similar a la ingesta de medicamentos o tinturas de plantas medicinales normales… más bien hay que tener una actitud receptiva y de observación. Hay que usar el gotero durante unas semanas sin grandes expectativas, y tener paciencia, escuchando los mensajes que nos da el organismo… pasado un tiempo habrá que valorar si uno se siente mejor o si la intuición nos lleva a cambiar la pauta o la concentración de tintura en el gotero.

Puede encontrar muy buena información sobre microdosis en los siguientes enlaces:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s